Recomendaciones y cuidados al usar electrodomésticos

Un especialista explica cómo hay que proceder para evitar imprevistos y tragedias con la electricidad.


Todas las casas son un universo diferente a la otra, pero cuando se trata de peligros o riesgos a la hora de utilizar un electrodoméstico, todos deberían contar con la misma información. Después de que se conociera el fallo judicial en el que se responsabiliza a los padres y a la distribuidora por el caso del chico de 15 años que murió al abrir una heladera, un especialista explica las recomendaciones y cuidados para evitar imprevistos y tragedias.

¿Qué hay que tener en cuenta para utilizar una heladera? ¿Qué riesgo implica abrirla con los pies descalzo? ¿Es un mito? ¿Una heladera con manija de metal aumenta el peligro?

Como todo artefacto eléctrico, se deben tomar determinadas precauciones al utilizar una heladera para prevenir un choque eléctrico que puede tener desde consecuencias leves (puede ser una simple desagradable sensación de hormigueo) hasta muy graves (paro cardíaco).

En primer lugar, una heladera debe ser siempre operada con calzado; esto es para prevenir o minimizar la descarga a tierra en caso que la heladera tenga alguna falla en su aislación (el uso de un interruptor automático de corriente diferencial o disyuntor minimiza aún más las consecuencias que podrían tener esta descarga). El hecho de poseer una manija de metal, no aumenta significativamente el riesgo de descarga.

Otra cuestión importante es durante el mantenimiento y limpieza, el hecho de utilizar trapos húmedos, esponjas, etc, puede implicar aumentar el riesgo de choque eléctrico, por lo que siempre se debe desconectar la heladera de la red eléctrica al efectuar estas actividades.

En caso de tener que reemplazar algún componente (fundamentalmente lámparas) se deben seguir las especificaciones del fabricante, ya que un reemplazo indebido (por ejemplo una lámpara de mayor potencia) puede implicar un daño permanente en la heladera (peligro de fuego).

La seguridad en el uso de una heladera o de cualquier otro electrodoméstico se debe complementar con el hecho que cuente con la marca “S” que identifica a los productos certificados; esto implica que ha sido certificado de acuerdo a las normas de seguridad aplicables y en cumplimiento con la legislación nacional

¿Se debe desconectar la electricidad cuando se tiene que reparar algún electrodoméstico?

Siempre. La electricidad es un aliado fundamental en la vida moderna, pero debemos tener un respeto particular por los peligros que ataña su uso.

¿Por qué es importante tener un disyuntor?

El “disyuntor” (técnicamente se denomina “interruptor automático de corriente diferencial”) es un dispositivo de seguridad que actúa en caso que se detecte una diferencia entre las corrientes que ingresan y salen del circuito que está protegiendo. ¿Por qué es importante esta diferencia de corrientes? Esta diferencia puede deberse a una fuga de corriente que puede estar dándose a través de un cuerpo humano por un defecto de los artefactos que están conectados al circuito y por lo tanto provocar serios daños en la salud. El disyuntor actúa interrumpiendo el circuito de forma en un tiempo lo suficientemente corto para prevenir cualquier daño.

¿Cómo se produce una tensión eléctrica?

La energía eléctrica se genera (en realidad se transforma) a través de dispositivos denominados “generadores”. Estos generadores transforman otro tipo de energía (por ejemplo, energía química de un combustible, energía potencial en una represa hidroeléctrica, etc) en electricidad que puede ser transmitida fácilmente a los centros de consumo para posteriormente volverse a transformar en el uso requerido (por ejemplo: calor en una estufa eléctrica, frío en una heladera, movimiento en el caso de un ventilador, etc.)

¿Dónde debe instalarse una estufa eléctrica? Puede colocarse en el baño?

El uso de las estufas eléctricas debe estar siempre de acuerdo con las recomendaciones del fabricante. Es muy usual que se prevenga el uso de este tipo de dispositivos en ambientes húmedos (como baños y cocinas) ya que el agua condensada del ambiente puede favorecer la aparición de corrientes de fuga que pueden causar un choque eléctrico.

También se debe prevenir del uso de la estufa para otros fines, como secado de ropa, ya que al no haber sido diseñadas para tal fin, puede ocasionar serios daños (ignición) no solo a la estufa y la ropa, sino también al inmueble en donde se encuentra instalada.

Fuente: Guillermo Curi, director de certificación de IRAM ( instituto argentino de normalización y certificación)