La compra de filiales y corresponsalías en localidades del interior del país

El Centro Despachantes de Aduana cumple su 104° aniversario.

La compra de filiales y corresponsalías en localidades del interior del país y los beneficios para los asociados definen el trabajo de la actual comisión directiva del Centro Despachantes de Aduana (CDA), luego de dos mandatos de gestión.

La  administración del Centro Despachantes de Aduana (CDA), que cumple hoy su 104° aniversario, tuvo tal vez el mayor de los desafíos durante los mandatos kirchneristas. No obstante, el vicepresidente de la institución, Antonio Cairo, señaló que "sin ninguna jactancia, puedo decir que no creo que haya habido comisión directiva que haya hecho tanto en pos del beneficio del CDA, desde 2010 a esta parte". "La época no nos ayudó -continuó- porque tuvimos que lidiar con un gobierno (el pasado) donde no tuvimos mucho apoyo, al contrario, tuvimos palos en la rueda".

Cairo destacó como logros las compras de las filiales de Córdoba, Paso de los Libres y Mar del Plata, junto con la inauguración de las corresponsalías de Posadas, Puerto Iguazú y Mendoza, y la reinauguración de la filial de Rosario.

"Instrumentamos el servicios de combis a Ezeiza, Exolgan y las terminales de Puerto Nuevo; realizamos muchos convenios con empresas y bancos para beneficios de los asociados; hicimos mucha capacitación para profesionalizar al despachante, y videoconferencias para los socios del interior. También firmamos un convenio con Ivetra para contar con el helicóptero sanitario a disposición ante emergencias en el ámbito portuario", enumeró el directivo, tras destacar además "los subsidios por medicamentos y el subsidio de rescate en vida por fallecimiento a los mayores de 75 años".

¿Cuál es la importancia de la compra de la corresponsalías?

-Queremos darles casa propia a las filiales. Es una forma de invertir a futuro y es patrimonio que queda para el CDA, porque todo lo que recaudamos tiene que volver al socio y una de las mejores formas es darles servicios y capitalizándonos con bienes muebles.

¿Qué logros puede mencionar por gestiones frente a la Aduana?

-Son un montón de gestiones que realizamos a diario a instancias de llamados de los socios que nos solicitan información y resolución de problemas. Lo que sí puedo destacar es que este año ingresamos nuevamente el proyecto de colegiatura (en el Congreso) luego de las dificultades que tuvimos con Ricardo Echegaray, que decidió no darle curso o parar el tema durante su gestión. Lo volvimos a impulsar este año y ya nos relacionamos con senadores y diputados. Está en buena vía de gestión para obtenerlo.

¿Cómo afectó la crisis a la cantidad de socios inscriptos en el CDA?

-Estamos entre 3400 y 3700. En el último tiempo se han inscripto bastantes porque le damos el beneficio de que no tener que constituir garantías, sino que el CDA lo hace por ellos ante la Aduana, con lo que se evita tener que hacer un desembolso. Por eso cada vez hay más socios.

La actividad cayó mucho durante el último gobierno y los despachantes tuvieron que achicarse. ¿Ven que se esté modificando el ambiente de negocios?

-Hay muchas expectativas. Con el gobierno anterior tuvimos muchos problemas para relacionarnos. No nos atendían. Somos actores directos del comercio exterior y no teníamos comunicación. Fue una década donde el se arrasó con el comercio exterior. Ahora vemos bocanadas de aire nuevo. Si bien todavía las cosas están frenadas con las importaciones, todo se está acomodando. Ahora hay diálogo y relación directa con las autoridades de Aduana, AFIP y la Secretaría de Comercio donde, antes, éramos mala palabra. Ahora estamos trabajando bien.